Inicio

Hotel Mary

 

Desde 1973 somos uno de los hoteles más importantes de la zona del Escollo debido a su disposición, magnitud e infraestructura, sirviendo y dando lo mejor de nosotros en el centro histórico de Celaya. Distinguido aun por su ya castizo y exquisita comida que ofrece una gran diferencia de platillos y excelente bufet dominical, disfrutando eternamente de un ámbito afable y familiar.

 

hotel mary en celaya

Es popular tal “La Puerta de Caudal del Bajío”, debido al gran apogeo de su desarrollo industrial, agrícola, pecuario y comercial. El vocablo Zalaya es de origen vasco y significa “Tierra Llana”. Fue cuna de uno de los artistas de la arquitectura neoclásica más importantes de México: Francisco Eduardo Tresguerras (1759-1833), quien construyó el Catedral del Carmen, el Monolito y la fuente conmemorativa del príncipe Carlos IV, la Iglesia del Carmen, considerada como su obra maestra, la Atalaya de San Agustín, la baluarte, cúpula y altares de San Francisco, los altares de la Tercera Orden y el puente de Cinco Ojos sobre el río de La Laja, en medio de otras.

 

 

 

El nombre de Celaya, no es el mismo que le adjudicaron los primeros pobladores que eran pequeños grupos de otomíes u otomites y algunos chichimecas, en el antiguo mezquital (el Mezquital de Apaseo), en el cual detrás se asentaría la villa de españoles de conjeturable ascendencia vascuence. El nombre original de Celaya, según narración: Nat-tahí, Nat-ta-í, Natthahí, o Natthaí, en dialecto otomí significaba El Mezquite o Lugar de Mezquites. Con la llegada de los españoles a tierras americanas, y la consecutivo ataque y conquista de la Mesa Central, en en donde se localiza el Bajío, el equilibrio primitivo en sus mCelaya Mexicoúltiples variantes se alteró, empezando por los nombres de muchas cosas. Nattahí descendió a suplementaria referencia autóctona, al reemplazársele el nombre, Hotel Mary Celaya  se une a la familia de travel club para ofrecer los servicios en todo mexico y latino america  como se cuenta que Antonio de la Cruz, que en los umbrales del año de 1565 había venido a establecerse en el pueblo de Apaseo. A las extensas huizacheras que se extendían al antártico, las llamó Zalaya , que al decir de la costumbre en habla vascuence significa firme trulla, tanto en efecto lo era desde entonces y inclusive hoy en día. El nuevo nombre, insinuativo a la relieve (como el pasado, relativo a la bosque), fue, a modo éste, hábil y conveniente. Todavía el 3 de febrero de 1574, como el Memoria que levantó el doctor Alonso Martínez, mediador funcionario delegado por el Virrey Enríquez de Almanza, con el motivo de la entrega de tierras a los primeros pobladores, se consigna el nombre de este lugar tal Selaya del Mezquital. Por lo que podemos ver que desde la primera división empezaron a avenirse dos formas dominantes: Zalaya , con zeda y Selaya, con ese, exento que otras versiones que aun se ensayaron a la sazón corrieran con mucha fortuna de por medio el grueso de la población, luego por los documentos disponibles aun se llegó a escribir: Zalalla, Zelaia y Zelaída. La calificativo de Celaya, se ha decantado con el derramarse de las generaciones de vecinos y inclusive extraños que han contribuido a aportar un rasgo importante de la ciudad, como lo es únicamente el nombre que, en definitiva, representa la esencia ideal de la identidad, que por ampliación y compensación , allí en los albores del siglo Xviii, se ganó el inspirado apelativo de La Puerta de Oro del Escollo.